Sete Cidades

La caldera de Sete Cidades con sus «lagoas» en el interior es el lugar más conocido, famoso y visitado de la isla de São Miguel y de todo el conjunto del archipiélago de las islas Azores. Esta majestuosa postal aparece como reclamo turístico, casi siempre representada por las vistas desde los miradores de las lagoas del interior de la caldera del volcán.

Vista de Sete Cidades desde el Mirador Vista do Rei
Vista de Sete Cidades desde el Mirador Vista do Rei

El Volcán Sete Cidades es un volcán de tipo poligénico (es decir formado en condiciones sucesivas diferentes hace unos 36,000 años), con una caldera colapsada en la parte superior. La depresión creada tiene un perímetro casi circular de alrededor de 12 km, con unos 5.3 km de diámetro, y una profundidad máxima de 630 metros. En el fondo de la caldera encontramos las lagunas verde y azul y algunos volcanes que a su vez tienen pequeñas lagunas en su cráter, como la Lagoa de Santiago y la Lagoa Rasa.

Historia de Sete Cidades

Situada en el oeste de la isla, el nombre de esta freguesía -conjunto de pedanías- proviene de las leyendas medievales anteriores a la época de los descubrimientos atlánticos de los portugueses y españoles.

Estas «Insula Septem Civitatum», a la postre, isla de las siete ciudades o tribus ya se mencionan en la alta edad media en crónicas latinas que se aventuran a hablar de la existencia de unas islas atlánticas. Esta leyenda pervivió durante siglos y ya una vez descubiertas y pobladas las Azores, sirvieron de topónimo para algunos enclaves del archipiélago.

En el año 1439-40 se testimonió una erupción explosiva en uno de los volcanes de Sete Cidades, concretamente en el cono de piedra pómez de Caldeira Seca.

Actualmente Sete Cidades forma parte del Geoparque de las Azores, con una importancia científica y geoturística a nivel mundial. La Caldeira es el lago de agua dulce más grande de las Azores, ocupando un área de 4,35 km cuadrados

El turismo acude a uno de los iconos de las Azores y postal de todo Portugal.

Leyenda

Hay muchas leyendas sobre las dos lagunas de Sete Cidades, todas ellas fruto de la necesidad de explicar las diferentes tonalidades de las dos lagoas que en realidad es una. La historia fabulada más difundida es la de la princesa Antília y el pastor. Para situarnos hay que contextualizar el nombre de Antillia (o Antilia) una isla fantasma mencionada por navegantes, marinos y exploradores del siglo XV. Muchos de ellos aseguraban haberla divisado en sus travesías oceánicas, generando una leyenda ibérica sobre su existencia. Según ella siete obispos cristianos visigodos, huyendo del avance de los musulmanes, se embarcaron con sus rebaños en barcos y zarparon hacia el oeste, desembarcando en una isla (Antilha) donde fundaron siete asentamientos (Ilha das Sete Cidades). De estos supuestos asentamientos – de los que no hay rastro ni testimonio arqueológico- nace la leyenda de una princesa de ojos azules llamada Antília. En una ocasión se topó con un pastor y su rebaño. El joven de ojos verdes quedó enamorado de la princesa y juntos iniciaron una historia que solo se vio truncada cuando el rey, padre de la princesa descubre la situación. Ella se resigna a su destino, y cuando le cuenta al pastor que no pueden continuar juntos, derraman tantas lágrimas que forman las dos lagunas del fondo de la caldera, una de tonalidad azul y otra verde. Para impedir que incluso sus lágrimas se juntasen, se construyó el puente que hoy delimita sus aguas.

La realidad es que el color diferente de las lagoas se fundamente en la diferente profundidad de las zonas de la lagoa. Mientras que la verde tiene menos profundidad, y es el tono verdoso de la vegetación marina el que se refleja, la lagoa más grande tiene un color azulado, causado por el reflejo del cielo.

Vista aérea de la caldera de Sete Cidades en la isla de São Miguel
Vista aérea de la caldera de Sete Cidades en la isla de São Miguel

Qué ver en Sete Cidades

PUEBLO

El pueblo de Sete Cidades se halla en el fondo de la caldera del volcán, junto a las dos lagoas azul y verde. Las casas tradicionales de los habitantes respiran aliviadas después de la construcción en 1937 del túnel hidráulico que permite desaguar la caldera en época de fuertes lluvias, ya que en el pasado fueron numerosas las ocasiones en las que Sete Cidades quedaba anegada.

El edificio más relevante del pueblo es la Iglesia de São Nicolau, de estilo neogótico, inaugurada en 1852, usando piedra volcánica y una fachada encalada en blanco. Otro edificio histórico es la casa de los herederos de Caetano de Andrade, y el túnel de descarga de la laguna, inaugurado en 1937. A lo largo y ancho del pueblo encontraremos zonas floridas donde las hortensias encuentran un hábitat excelente para lucir siempre exuberantes.

Bordeando las lagunas hay varios senderos con áreas de recreo, aparcamiento, muelles para tomar el sol y practicar kayak en las lagoas. Uno de los tramos empedrados va del pueblo hasta el túnel con el canal de vaciado de agua en caso de inundación, que se puede observar también por la salida en el lado exterior de la caldera.

LAGOA VERDE Y LAGOA AZUL

Desde el puente que cruza la lagoa es posible ver las dos masas lacustres, conectadas en realidad por un canal de poca profundidad. Después de pasar el puente, el camino de Cerrado das Freiras conduce bordeando el lago hasta el Jardim da Lagoa, una apacible zona de recreo con mesas para merendar y hacer un picnic mientras vemos el paisaje donde los patos tienen su hábitat.

MIRADORES DE SETE CIDADES

Es inconfundible el aspecto volcánico de la caldera, y para verlo en conjunto es recomendable moverse por el perímetro del antiguo cráter para verlo en toda plenitud. Hay bastante miradores, a cada cual más espectacular. Algunos se encuentran a lo largo de las carreteras que se adentran al fondo de las lagoas y otros solo son accesibles tras una pequeña ruta de senderismo.

Mirador Boca do Inferno

El Miradouro da Boca do Inferno es junto al del Rei el más fotogénico. Desde aquí se divisan además de las Lagoa Azul y Verde la Lagoa de Santiago. El camino para llegar se inicia en la Lagoa do Canário y tras 1km en coche o quince andando se llega a unas escaleras. Desde aquí un sendero discurre sin pérdida hasta el mirador.

Mirador Boca do Inferno sobre Sete Cidades
Mirador Boca do Inferno sobre Sete Cidades

Desde sus 730 metros de altura las vistas de Sete Cidades, la caldera, las paredes del cráter cubiertas de vegetación componen un lugar mágico.

Mirador Vista do Rei

El Miradouro da Vista do Rei es uno de los más frecuentados ya que desde aquí se han inmortalizado algunas postales de la caldera. Las vistas de Sete Cidades sin salirse apenas de la carretera lo hacen accesible. El nombre del mirador es un homenaje a la visita del monarca Carlos I de Portugal y su esposa Amelia de Orleans. Pese a el aparcamiento habilitado, es frecuente que se llene, sobre todo en temporada alta. En ese caso hay un aparcamiento algo mayor de pago a unos 15 minutos andando, y que permite disfrutar de vistas de las lagoas mientras se camina hasta el Miradouro de Vista do Rei.

Hotel abandonado

Junto al miradouro de Vista do Rei se alza una inmensa mole abandonada. Es el Hotel Monte Palace, un impresionante edificio que albergaba un hotel cinco estrellas con impresionantes vistas de Sete Cidades. Hoy está totalmente abandonado, aunque muchos curiosos entran bajo su responsabilidad a su interior para descubrir su estado digno de una película apocalíptica. Desde su terraza hay unas vistas prodigiosas, que solo pudieron disfrutar sus huéspedes entre abril de 1989 hasta noviembre de 1990 cuando cerró el hotel. Siempre hay rumores de una posible reapertura pero mientras la vegetación devora su silueta.

Mirador do Cerrado das Freiras

El Miradouro do Cerrado das Freiras está llegando al pueblo de Sete Cidades, en la carretera de curvas que lleva al puente que separa las dos Lagoas. Aún siendo menos espectaculares que los que están a más altura, ofrecen una perspectiva diferente.

Miradouro da Lagoa de Santiago

Está prácticamente anexo al de Cerrado das Freiras, pero con vistas como su nombre indica a la Lagoa de Santiago.

Mirador Lomba do Vasco

Este mirador no tiene vistas del interior de la caldera de Sete Cidades, si no de la costa de Ponta Ferreria a Mosteiros y sus islas. Merece la pena para ver la franja costera del oeste de São Miguel.

RUTAS DE TREKKING

Si queremos disfrutar de un día de senderismo hay varias rutas de trekking en la zona, siendo la más famosa la de Vista do Rei – Sete Cidades – São Miguel (PR03 SMI). El trail se inicia en el mirador de Vista do Rei y en dos horas conduce hasta el pueblo de Sete Cidades, rodeando parcialmente la caldera. Otra algo más larga pero muy interesante es la PR04 SMI desde la Lagoa do Canário.

Mapa Ruta Mata do Canário - Sete Cidades - São Miguel PR4SMI
Mapa Ruta Mata do Canário – Sete Cidades – São Miguel PR4SMI

CÓMO LLEGAR A SETE CIDADES

Sete cidades se encuentra en la parte oeste de Sao Miguel, a una distancia en coche de 20 km, 30-40 minutos de Ponta Delgada. Lo ideal es disponer de coche de alquiler para llegar a Sete Cidades. La razón principal es que permite moverse de mirador en mirador y pasar el tiempo que se desee en cada lugar. Las excursiones organizadas también tienen en cuenta los puntos más espectaculares para tomar fotografías, mientras que si optamos por el transporte público hay autobuses que enlazan Ponta Delgada con Sete Cidades, a través de la línea… pero ….

EXCURSIONES Y TOURS A SETE CIDADES

Desde Ponta Delgada hay numerosas y variadas excursiones para conocer las lagunas de Sete Cidades, ya sea haciendo trekking o simplemente recorriendo los miradores que permiten fotografiar la caldera. También hay rutas en bicicleta, quads o a caballo. Otros puntos cercanos interesantes son la Ponta da Ferraria y el pueblo de Mosteiros, ambos en la costa oeste junto a Sete Cidades. De Regreso a Ponta Delgada por el interior se puede visitar las lagoas Das Empadadas, Pau Pique, LAgoa da Canário, Lagoa Rasa, entre otras, y admirar el Aqueduto do Carvão.

CONSEJOS

Siempre que sea posible es mejor elegir días soleados para visitar Sete Cidades ya que los rayos de sol multiplican la intensidad de las tonalidades de la vegetación y las aguas de las lagoas. Si optamos por llevar a cabo un trekking a alguno de los miradores conviene llevar chubasquero por si cambia el tiempo y comienza a llover. Para ver en directo el estado del tiempo en Sete Cidades hay un servicio de cams en: www.spotazores.com/cam/sete-cidades/

Al ser una de las zonas más famosas y visitadas de São Miguel y de las Azores, es recomendable visitarlo a primera hora o fuera de los meses de agosto, ya que la concentración de gente es abrumadora, especialmente en los miradores de Vista do Rei y Boca del Infierno.

ALOJAMIENTO EN SETE CIUDADES



Booking.com

MAPA CON LOS PUNTOS DE INTERÉS DE SETE CIDADES

Estos son algunos de los lugares más importantes de Sete Cidades, incluyendo miradores y monumentos.