Lagoa das Furnas

Lagoa das Furnas

La Lagoa das Furnas se encuentra en la localidad de Furnas, en el municipio de Povoação,  al sur de la isla de São Miguel. La visita a la Lagoa das Furnas es un imprescindible en su viaje a las islas Azores, ya que es un lugar de gran interés desde el punto de vista vulcanológico, termal y paisajístico. Se trata de una laguna situada en un antiguo cráter del Volcán de Furnas, rodeada de numerosas manifestaciones volcánicas: calderas de agua hirviendo, fumarolas, sulfataras, así como de abundante vegetación macaronesia. Llama la atención el color verde de las aguas de la laguna: aunque nos parezca muy bella por esta razón, su color se debe a problemas ambientales. Como hay muchos pastos en los alrededores, se ha ido acumulando materia orgánica en el fondo de la laguna, lo cual ha tenido coom consecuencia un excesivo enriquecimiento en nutrientes, que es lo que da ese color a la laguna.

En la margen norte de Lagoa das Furnas se pueden contemplar las calderas y fumarolas, que están a temperaturas altísimas que están en ebullición constante, en un recorrido a pie por una pasarela. Allí es donde se preparan los famosos cocidos das Furnas, bajo la tierra. En el lado sur de la Lagoa das Furnas se encuentra la Ermita de Nossa Senhora das Vitórias, el Centro de Monitorização e Investigación de las Furnas y el Jardín de Lagoa das Furnas. 

Es mejor disponer de tiempo para hacer la visita de la Lagoa das Furnas, incluyendo todos estos espacios, y completándola con la visita a la localidad de Furnas, donde se encuentra el parque Terra Nostra, las termas Poça de Dona Beija, y donde se puede comer un buen cocido en cualquiera de sus restaurantes. 

Las visita a Lagoa das Furnas también se puede hacer a pie, caminando por la orilla de la laguna hasta la zona de la ermita, el centro de interpretación y el jardín, y después hasta las calderas. Aunque se necesitaría mucho más tiempo.

Por otra parte, es muy recomendable contemplar la Lagoa das Furnas desde dos miradores: el Mirador de Pico do Ferro, que está justo encima de la laguna, y el Mirador de Castelo Branco, que se encuentra a unos 11 kilómetros de Furnas. 

Pasarelas sobre las calderas y las fumadoras de Furnas

Qué ver en la Lagoa das Furnas

Paseo a orillas de Lagoa das Furnas – 3 kilómetros

El paseo a orillas de Lagoa das Furnas vale la pena, por la belleza del paisaje y de la laguna. Comienza en las caldeiras siguiendo la orilla de la laguna por un camino de tierra durante 3 kilómetros hasta llegar la Ermita de Nossa Senhora das Vitórias. También se puede comenzar en este punto y terminar en las caldeiras.

Visita a las Caldeiras del Cozido das Furnas

Paseo de madera entre las calderas y los cocidos das Furnas

Las Caldeiras donde se hace el Cozido das Furnas son uno de las grandes atractivos de la visita a la Lagoa das Furnas, puesto que se puede observar el interior de la tierra en plena ebullición. Hay un recorrido por una pasarela de madera entre calderas de agua a 66ºC-93ºC (algunas de agua cristalina y otras de barro) y fumarolas, lo que nos permite ver de cerca el vulcanismo activo de la isla de São Miguel. Hay que seguir las recomendaciones de seguridad que hay a lo largo del recorrido, ya que las temperaturas son extremas. 

Las calderas se originaron cuando, tras la erupción del volcán de Furnas, la parte superior del cono entró en colapso. Y, con el tiempo, el agua de la lluvia fue acumulándose y sus altas temperaturas se deben a la intensa actividad volcánica del interior del cráter. 

La mejor hora para visitar las caldeiras de la Lagoa de Furnas es a mediodía, ya que sobre las 12 los encargados de los restaurantes del pueblo sacan los tradicionales Cocidos das Furnas del interior de la tierra, un auténtico espectáculo que vale la pena ver. 

También es curioso contemplar los gatos que dormitan sobre el suelo caliente de la zona de las caldeiras.

La visita a las Caldeiras de la Lagoa das Furnas es de pago: 3€ el acceso al parking y a las calderas.

Cozido das Furnas

Cozido das Furnas recién salido de las entrañas de la tierra

El Cozido das Furnas es una auténtica curiosidad de la gastronomía de las islas Azores. Es un cocido que se hace durante 6-8 horas bajo tierra en la zona de las caldeiras de Furnas. En el recorrido por las pasarelas de madera que hay junto a la Lagoa das Furnas se pueden ver los montículos que delatan los agujeros donde cada restaurante del pueblo de Furnas pone su cocido. Se meten a bastante profundidad y se cubren con tapas de madera, se hacen a fuego lento y a mediodía vienen los responsables de los restaurantes del pueblo a sacarlos con cuerdas. Este espectáculo atrae a muchos visitantes, que después se acercarán a probar el Cozido das Furnas en cualquiera de los restaurantes del municipio. 

Aunque es un cocido tradicional como cualquier otro: con diferentes tipos de carne, verduras y arroz, el Cozido das Furnas se diferencia por la forma de hacerse, que lo dota de un sabor muy especial. Probar un plato realizado en el interior de la tierra es toda una experiencia que no hay que perderse. 

Escultura original delante de la Lagoa das Furnas

Esculturas de madera

A orillas de la Lagoa das Furnas hay dos esculturas de una sirena y un sireno esculpidas con motivo del Festival “Wood carving” celebrado en São Miguel, iniciativa del Centro de Monitorização e Investigación de las Furnas. Se trata de un festival en el que se esculpen troncos de árboles muertos con motosierras.

Ermita de Nossa Senhora das Vitórias

Ermita de Nossa Senhora das Vitórias

La Ermita de Nossa Senhora das Vitórias es un monumento muy original, de estilo neogótico que se construyó en el siglo XIX imitando las grandes catedrales europeas para albergar el Mausoleo del intelectual José do Canto. Fue idea suya, ya que su casa de veraneo estaba muy cerca y la mandó construir por una promesa que hizo para que se curase su mujer enferma. 

Tanto el exterior como el interior de la ermita son magníficos. Llaman la atención sus vidrieras impresionantes. Se considera como Bien de Interés Público.

Centro de Monitorização e Investigación de las Furnas

El Centro de Monitorização e Investigación de las Furnas se encuentra en un bonito edificio de estilo contemporáneo a solo 5 minutos en coche de Lagoa das Furnas, con vistas privilegiadas a la misma. Dicho edificio fue distinguido con el “Premio Internazionale Arhitetture di Pietra 2011” en la ciudad italiana de Verona, ya que fue concebido como una escultura de piedra local, el basanto, dentro del paisaje, y por su cualidad espacial y arquitectónica.

Centro de Monitorização e Investigación de las Furnas

El centro tiene como objetivo realizar acciones de recuperación ecológica de la calidad del agua y del ecosistema de la Lagoa das Furnas, que es un paisaje protegido, así como de divulgación de la historia del volcán de As Furnas. Hay una visita a la exposición interactiva sobre el patrimonio natural del valle de As Furnas y su lagoa: la geología, el vulcanismo, los ecosistemas lacustres, la fauna y la flora nativas. También se puede ver un documental sobre la historia de la zona natural de As Furnas y sobre el proyecto de recuperación. A la entrada, del centro hay una bonita tienda de souvenirs, y en el exterior un merendero y un amplio espacio verde con vista a la laguna, además de una gran zona de estacionamiento.

Hay visitas guiadas con cita previa. Duran unos 30 minutos. Entre 4-25 personas.

Horarios del centro

1- noviembre-31 marzo: 10:00-17:00.

1 abril 31 octubre: 10:00-18:00.

Parque da Grená

El Parque da Grená está situado en la margen norte de la Lagoa das Furnas, una propiedad de 18 hectáreas de bosque por donde pasa un río con una cascada atravesado por un puente, y donde se pueden ver las ruinas de una casa señorial de 1858. El Parque da Grená fue construido en los años 50 del siglo XX por el antiguo cónsul inglés y adquirido por el Estado en 1987. Se recuperó recientemente para visitas, ya que estuvo abandonado durante mucho tiempo. Es un lugar excelente para dar un buen paseo disfrutando de la naturaleza a través del bosque y de los senderos señalizados, deteniéndose en la cascada, los bancos con vistas a la Lagoa das Furnas, …

Contemplar la Lagoa das Furnas desde las alturas

Caldeiras y Cozidos das Furnas desde el Mirador do Pico do Ferro

En este rincón de la isla de São Miguel hay varios miradores desde los que contemplar la Lagoa de Furnas desde lo alto, panorámicas magníficas de su entorno y de sus aguas verdes. El Mirador de Pico do Ferro que permite contemplar la laguna desde muy cerca, justo encima del cráter. Y el Mirador de Castelo Branco, que está más alejado, pero que ofrece vistas igualmente bellas de Lagoa das Furnas y de todo el valle.

Mirador de Pico do Ferro

El Mirador de Pico do Ferro, situado a 4,8 km de Furnas, a 570 metros de altitud, ofrece vistas espectaculares de la Lagoa das Furnas y de todo el valle de Furnas. Es fácilmente accesible en coche: desde el pueblo de Furnas hay que coger la carretera norte EN2-1A y tras pasar los campos de golf de Furnas (Furnas Golf Course), hay que seguir la señal a Pico do Ferro que hay a la derecha.

Desde lo alto se puede distinguir claramente el vasto cráter volcánico y se puede imaginar cómo se plegó la tierra en el pasado en montañas que rodean el valle. Este alberga pueblos y prados donde pastan las vacas de la isla de São Miguel. Las vistas del pueblo de Furnas son también muy buenas desde el Mirador de Pico do Ferro. Es el mejor mirador para ver la Lagoa das Furnas de cerca, con sus fumarolas, las pasarelas de madera que pasan entren calderas y fumarolas donde se hace el famoso cocido das Furnas, y también el otro lado de la laguna, donde se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de las Victorias, el Centro de Monitorización e Investigación de las Furnas y el Jardín de Lagoa das Furnas.

Lagoa das Furnas desde el Mirador do Pico de Ferro

Mirador de Castelo Branco

El Mirador de Castelo Branco, situado a 11,9 km de Furnas, muestra otra perspectiva diferente de Lagoa das Furnas. Una ocasión para descubrir este castillo solitario en lo alto de una colina, rodeado de prados verdes, con vistas al Atlántico y a la laguna de Furnas. Para llegar al Mirador de Castelo Branco, hay que tomar la carretera sur EN1-1A y después ir por la carretera de Castelo Branco. Estos 20 minutos que separan la localidad de Furnas de Castelo Branco permiten al viajero disfrutar del bonito paisaje verde de São Miguel de Azores. 

Hay un pequeño parking de tierra donde se puede dejar el coche e ir caminando hasta el castillo. Cuando ya se ve la torre blanca de Castelo Branco a lo lejos, las panorámicas son muy bellas. Se puede entrar en la torre y subir hasta lo alto para contemplar la Lagoa das Furnas, y hacia el mar, una sucesión de prados que van a dar al Atlántico. 

La Lagoa das Furnas desde el Mirador de Castelo Branco

Ruta de senderismo Furnas – Lagoa das Furnas – PRC06 SMI

Esta ruta de senderismo comienza en la pedanía de Furnas, concretamente en Três Vicas y continua por una carretera asfaltada por la que se accede a la Laguna de Furnas. Es una ruta circular, fácil, de una longitud de 9,5 km, y que se puede hacer en unas 3 horas ida y vuelta.

En 2,5 km ya se llega a la zona de las caldeiras, continúar por la orilla de la laguna por un camino de tierra durante 3 kilómetros hasta la Ermita de Nossa Senhora das Vitórias. 

Hay que andar 1,5 km más por la carretera regional adoquinada hasta el desvío que baja de nuevo a Furnas.

Cómo llegar a la Lagoa das Furnas

Para llegar a la Lagoa das Furnas desde Vila Franca do Campo, hay que tomar la carretera EN1-1A y recorrer 16 kilómetros. Desde la pedanía de Furnas hay 12 kilómetros por la EN1-1A desde el norte, unos 12 minutos.

Artículo sobre Furnas y sobre la Lagoa das Furnas

La tierra ruge en el valle de Furnas. Un volcán dormido en São Miguel de Azores

Tours y excursiones a Furnas

Aquí pueden reservar su tour a Furnas, a la laguna y a las termas.