Isla São Jorge

La forma alargada de la isla de São Jorge – con 56 km de largo y 7km de ancho- la hace fácilmente identificable. Compone junto a Pico, Graciosa, Faial y Terceira, el grupo central del archipiélago de las Azores. Se la conoce como la isla de las Fajas – de las planicies junto al mar-, con unas 40 por todo São Jorge. Por el centro de la isla una cordillera montañosa discurre elevándose hasta una altura máxima de 1.053 metros (Pico de la Esperanza), mientras que la mayor parte de la costa, es rocosa, con altos acantilados asomándose al mar. Los acantilados en la costa sur son menos escarpados y muchas de las fajas del sur fueron formadas por flujos de lava.

Pico de la Esperanza, punto más alto de São Jorge
Pico de la Esperanza, punto más alto de São Jorge

La costa irregular de São Jorge se eleva bruscamente desde el océano. Una cadena montañosa central recorre casi toda la longitud de la isla, formando más o menos una meseta desde la cual hay grandes caídas de  desnivel hasta el mar. Esto es parte de lo que hace de San Jorge una de las islas más bellas de las Azores. La parte más alta de esta meseta, que se extiende hacia el oeste desde Pico do Areeiro hasta Pico das Caldeirinhas, pasando los picos de Esperança y Carvão, está cubierta de vegetación endémica de gran valor botánico, hecho por el que se han creado varias reservas forestales naturales en esta área.

Calheta y Velas, ambas en el sur de São Jorge, son las dos poblaciones principales, si bien Urzelina y Manadas o Norte Grande ya en el norte son puntos recomendados para parar y descubrirlos. São Jorge no tiene tantos hoteles, museos o restaurantes como el resto de las Azores, pero ese autenticidad y sensación de tranquilidad es una de sus mejores virtudes.

Mapa de la Isla de São Jorge
Mapa de la Isla de São Jorge

HISTORIA DE SAO JORGE

La fecha de su descubrimiento no está claramente definida, pero ya en 1470 se inició su poblamiento en mayor escala en la actual población de Topo, por parte de Guilherme da Silveira. En realidad se llamaba Wilhelm van der Haegen y era un noble flamenco que con anterioridad había intentado sin éxito poblar la isla de flores. Para entonces Velas ya había sido fundada y algunas fajãs ya estaban habitadas. Su puerto natural protegido es aún hoy el principal para la llegada de los ferries.

São Jorge se rindió a la corona española después de la caída de Terceira en 1583, pero los españoles no estaban interesados ​​en desarrollar la isla debido a que sus puertos no eran especialmente accesibles ni defendibles de las incursiones piratas. Por el contrario, la isla fue sometida a impuestos especiales y no se fomento la presencia de nuevos asentamientos. Los habitantes de la isla, ante la escasa ayuda exterior, acometieron la construcción de iglesias, capillas y fortalezas para proteger sus costas. En los siglos siguientes, los períodos de prosperidad económica se alternaron con malas cosechas y catástrofes naturales, como terremotos, erupciones volcánicas y tornados en los años 1580, 1757, 1808 y 1899, que provocaron escasez de alimentos y hambre. En 1850, las vides fueron destruidas por la filoxera y en 1860, cuando las exportaciones de naranjas comenzaron a traer algo de riqueza a la isla, una micosis arruinó las plantaciones de naranjas. Ante esta situación muchos isleños optaron por emigrar a los Estados Unidos, Canadá y Brasil en busca de una vida mejor.

QUÉ VER Y HACER EN EN SÃO JORGE

A pesar de ser una isla tranquila, las opciones de turismo y deporte son variadas. Por ejemplo en la isla de San Jorge son abundante especies de peces como dorada, mero, barracuda y pez sierra, lo que permite pesca submarina o en barco. De hecho la costa de San Jorge ofrece maravillosos lugares de buceo con botellas. como Entre Morros, la Baixa dos Rosais o el islote de Topo.

También en el mar, el canal de S. Jorge es un excelente punto de observación y avistamiento de ballenas, como las ballenas nariz de botella del norte o las ballenas picudas. A lo largo de la costa, los delfines y las ballenas piloto son frecuentes, y entre abril y junio también se pueden observar ballenas barbadas.

En Ribeira Seca, Calheta o Serra do Topo tenemos oportunidad de hacer excursiones a caballo, rutas en bicicleta en Pico da Esperança, Topo y Sete Fontes – Rosais; barranquismo en Sanguinhal, Cavaletes, Faja Redonda y Caldeira; Paddel Surf en Baia de Entre Os morros, Baia de Velas y Baia de Urzelina ;parapente en Urzelina, Brenhas y Pico da Esperança,  o más plácidamente observar aves en Fajas dos Cubres.

TREKKING

La mayor parte de las rutas de trekking de la isla son de nivel medio o difícil, pero hay caminos suaves para pasear. Es posible puede cruzar toda la isla en varios días gracias a un camino que corre a lo largo de la cordillera que cruza la isla de este a oeste.

SUR

Velas – Capital de São Jorge

La capital de S. Jorge es una ciudad pequeña y acogedora construida alrededor del puerto. En el centro de Velas, encontrará una de las plazas más bellas del país: Jardim da Praça da República, con un quiosco de música rojo y una jaula llena de pájaros.

El Portão do Mar (siglo XVIII) es un tramo de las murallas que defendían de Velas de las incursiones piratas. Parece un arco de bienvenida para los que llegan por mar en ferry. Además de los “imperios” (capillas del Espíritu Santo) algunos puntos que hay que visitar en Velas son la Iglesia Principal de São Jorge, cuyo interior consta de tres naves y posee un retablo notable del siglo XVI, ofrecido por el Rey, Dom Sebastião. También hay una pintura de Nuestra Señora con el Niño, un altar abovedado lateral con paneles que tiene en el centro la figura del Santo Sacramento tallada en basalto, y dos púlpitos de piedra con escaleras. En el coro alto hay un órgano de tubos con fecha de 1865, que fue construido por Tomé Gregório de Lacerda, tío del famoso compositor Francisco de Lacerda.

La Iglesia de Nossa Senhora da Conceição (del siglo XVII) perteneció al antiguo convento franciscano. En el interior, una bella obra dorada tallada y una imagen de la patrona (siglo XVIII).  Otros lugares a tener en cuenta son la capilla de Nossa Senhora do Livramento se encuentra al pie del Morro Grande, es del siglo XVII; y el Ayuntamiento, un buen ejemplo del estilo barroco de Azores (siglo XVIII). Destacan la notable puerta principal con columnas salomónicas y el salón de actos con techo de madera de cedro tallada y caoba. Aquí se guarda una rica colección de documentos sobre los siglos XVI y XVII.

El siguiente punto sugerente en el sur es la Iglesia parroquial de Urzelina. Dedicada a São Mateus, fue construido en 1822 para reemplazar la iglesia más antigua destruida por un volcán en 1808. La Torre Sineira, es todo lo que queda de la antigua iglesia, sepultada bajo la lava.

Camino de Calhetas se halla la Iglesia de Santa Bárbara (en el pueblo de Manadas), cuyo templo original era de 1485. La iglesia barroca superpuesta en 1770 resaltó ornamentalente el templo, siendo una de las iglesias más interesantes de São Jorge. Es uno de los ejemplos más bellos del barroco azoriano y una de las iglesias más fascinantes de las Azores, así como una de las más ricamente decoradas.

Interior de la Iglesia de Santa Bárbara
Interior de la Iglesia de Santa Bárbara

Con una sola aguja, de forma cuadrada, y un campanario con tres campanas, la fachada está decorada de forma sencilla pero hermosa con basalto alrededor de la puerta principal. La ventana del coro tiene un rincón con una estatua del santo patrón. El imponente y grandioso interior es un testimonio del arte religioso de la época, y se debe prestar especial atención a la hermosa obra de socorro de oro resplandeciente en el arco del presbiterio; el techo de cedro pintado al estilo «alfarge» con San Jorge y el Espíritu Santo en los medallones centrales; los 6 paneles de «azulejos» que cuentan la historia de la vida, el encarcelamiento y la muerte del patrón; los retablos de San Ignacio y San Francisco Javier; Las pinturas de las etapas de la vida de Cristo, y una pila bautismal del siglo XVI tallada en basalto. La sacristía, con su techo similar al de la iglesia, también tiene algunos muebles , particularmente los cofres y una mesa con los símbolos de Santa Bárbara, fechados en 1799.

Calheta es la segunda población más grande, y cuyo interés particular es el Museo Francisco Lacerda, centrado en la antropología isleña. Se explican las tradiciones de fabricación de pan y matanza del cerdo, a través de objetos cotidianos del campo, agricultura y ganadería.

Al sur de Calhetas está la Faja dos Vimes, curiosa porque se cultiva café, en base gracias a un microclima idóneo. El oficio de los telares manuales del siglo XVI se conserva aún, perviviendo las técnicas de Ponto Alto y Ponto de repasso, de las que se obtienen colchas y alfombras. Continuando hacia el sureste se hace parada en la Faja de São Jõao, cuyas casas de piedra tienen ventanas de tres guillotinas.

NORESTE

En el extremo norte de São Jorge -y al mismo tiempo más occidental-, conocido como Ponta dos Rosais encontramos el faro abandonado desde donde se divisan las islas de Pico, Faial y con algo de suerte Graciosa y Flores. Uno de los mejores lugares para fotografiar el faro es el punto de avistamiento de ballenas (Vigia do Balea).

Ponta dos Rosais
Ponta dos Rosais

SURESTE

El Islote de Ponta Topo es un pequeño pardo que emerge de las aguas para deleite de muchas aves marinas que lo usan para anidar en paz. Es reserva natural, y el aislamiento ha permitido que se conserven ejemplares de la flora endémica de las Azores. En el pueblo de Topo podemos probar sus excelentes quesos, y hacer parada en el puerto frente al faro.

NORTE DE LA ISLA

FAJA DE OUVIDOR

La Faja do Ouvidor es una de las pocas de origen lávico. Formada por coladas basálticas, ofrece una ruta de senderismo atravesando un cañçon natural donde encontramos pozas o piscinas naturales perfectas para el baño. Ya en el mar la Poça Simão Dias es uno de los mejores lugares para bañarse en la costa de São Jorge. En el Centro de Interpretação da Fajã da Caldeira de Santo Cristo se conoce la historia geológica y biológica de las Fãjas de San Jorge.

Fajã da Caldeira de Santo Cristo

Más al sur, siguiendo la costa está la Faja da Caldeira de Santo Cristo. Las las olas en Caldeira son elogiadas en todo el mundo, y aunque no hay camino para coches, hoy en día hay un campamento de surf. Muchos turistas caminan desde Fajã dos Cubres (aproximadamente una hora). Esta ruta de senderismo comienza en las montañas (desde Serra do Topo) y termina en el mar. Es una de las caminatas más pintorescas de las Azores (ruta PR01-SJO) y excepto por la última parte, todo es cuesta abajo. Al no ser una ruta circular tendrá que tomar un taxi desde Faja dos Cubres (considerado uno de los Siete pueblos maravilla de Portugal en 2017) hasta el comienzo del camino en Serra do Topo. La Faja de Caldeira de Santo Cristo es meta de surf y de gourmets que quieren probar las almejas Tapes decussatus, un manjar culinario que solo se encuentra aquí.

Fajã da Caldeira do Santo Cristo
Fajã da Caldeira do Santo Cristo

Fajã dos Cubres

Es conocida como la «fajã desde donde la gente comienza su caminata» hacia Caldeira de Santo Cristo, pero Fajã dos Cubres es mucho más que eso: es uno de los fajãs más bellas de São Jorge, y un verdaderi paraíso para la observación de aves y disfrutar de las vistas entre sus pequeños lagos.

FIESTAS

Las tradiciones y fiestas que encontramos en São Jorge son similares a las de otras islas del archipiélago. Algunas de corte religioso como procesiones de Semana Santa: La Romería de Nuestra Señora do Carmo, en Fajã dos Vimes (16 de julio), y la Romería del Santo Cristo.

Otras son de carácter folclórico como la Semana Velas Cultura, durante la que se desarrollan conciertos, corridas de toros, y una regata. En la localidad de Calheta el evento más relevantes es el Festival de Julho (Festival de julio) con una mezcla de ocio, deporte y cultura.

En la artesanía, destacan los bordados hechos a mano y las mantas tejidas en telares antiguos. Musicalmente las canciones más populares son Să Macaio y Pezinho, amenizadas con una variante local de guitarra.

GASTRONOMÍA

Alrededor de 30.000 vacas pastan en los campos de São Jorge (en una proporción de tres por habitante). El queso de São Jorge es el producto estrella de la isla, y no solo por su rico sabor, si no también por sus dimensiones y peso, que pueden llegar a los diez o doce kilos. Los azoreanos se enorgullecen de sus productos locales de temporada y los galardonados quesos de la isla  tienen denominación de origen protegida, preservando los métodos de producción tradicionales. Se pueden visitar algunas de las fábricas para probar los quesos como Lourais en Ribeira Seca, que es una de las mejores. Puedes probar quesos en varias etapas de envejecimiento, desde unos pocos meses hasta más de un año.

Además de los quesos – perfectos acompañados de pan tradicional de maíz (a base de harina de maíz blanco o amarillo)- los platos tradicionales emplean tanto carne y pescado. El marisco es excelente y especialmente sus almejas o el el famoso berberecho de Caldeira de Santo Cristo.

Otras delicias gourmet típicas de la isla son sus dulces: coscorões, roquilhas de aguardiente, especies, suspiros, olvidados, Vespera de bolos, cavacos, queijadas de leite, y branca açucareura; o el atún de la fábrica de Santa Catarina en Calheta.

CÓMO LLEGAR A LA ISLA DE EN SÃO JORGE

Se puede llegar volando (desde Terceira o São Jorge) o en barco (desde Terceira u otras islas del triángulo).

VUELOS

El aeropuerto de la isla de São Jorge se encuentra en el sur, entre las poblaciones de Velas y Urzelina. Sata Air Açores es la aerolínea regional. Ofrece vuelos diarios a São Jorge, con salida desde el aeropuerto de Ponta Delgada (São Miguel) o Lajes en la isla de Terceira. En este último caso, el vuelo dura unos 30 minutos.

FERRIES A SÃO JORGE

La empesa Atlantico Lines es la encargada de gestionar los ferries en las Azores. De Mayo a Octubre hay una línea (amarilla) de ferries que conecta toda las islas, incluyendo São Miguel. En invierno la línea verde tiene salidas de barcos hacia y desde Pico y posteriormente a Faial.

Desde Faial, tarda una hora y quince minutos, deteniéndose en S. Roque do Pico y Madalena (en Pico desde solo se tarda 30 minutos). Desde Terceira son dos horas y treinta minutos aproximadamente.

CÓMO MOVERSE

El coche de alquiler es la mejor forma de conocer São Jorge, ya que los autobuses solo conectan las poblaciones, sin acercarse a las rutas turísticas.

ALOJAMIENTO EN SÃO JORGE

Los alojamientos (apartamentos, pequeños hoteles con encanto y casas rurales), se concentran en la zona sur de São Jorge, sobre todo en Velas, Calheta y Urzelina.



Booking.com

ALQUILER DE COCHES EN SÃO JORGE

En el aeropuerto de São Jorge están la mayoría de las empresas de alquiler de coches. En verano conviene hacer la reserva con antelación ya que el número de vehículos es menor.

CLIMA Y TIEMPO

La isla de São Jorge tiene un clima templado que se mantiene durante casi todo el año, oscilando entre 17 °C y 24 °C. La humedad es alta, 75%. Debido a su microclima, en algunas de los fajãs, se cultivan café, plátanos y otras frutas tropicales e incluso se pueden ver algunos especímenes de árbol de dragón (planta arbórea típica del clima subtropical de Macaronesia).

MAPA DE PUNTOS DE INTERÉS EN SÃO JORGE