Isla de São Miguel

São Miguel es la isla verde de las Azores. Su «disfraz» verdoso no es impostado, ya que la frondosidad es una característica de la preciosa isla. De los ancestrales y autóctonos bosques de laurisilva aún quedan zonas convertidas en parques naturales protegidos, que han frenado la huella humana de plantaciones de campos de cultivo para el ganado, cítricos, vides, cereales o té. Algunas especies invasivas como la cryptomeria japonica, traída de Japón por los navegantes, o ….han arraigado fuertemente en la isla, siendo parte de la flora local. El paisaje refleja el vulcanismo que originó el perfil y relieve de São Miguel, con los estratovolcanes de Sete Cidades, Fogo y Furnas que vertieron de lava y escoria sus bordes, creando la morfología actual.

Bosques frondosos de São Miguel
Bosques frondosos de São Miguel

Se encuentra en el sureste del archipiélago, por debajo del resto de islas salvo Santa María que cierra el cuadrante meridional y oriental de las Azores. Es la isla más grande, con 759 km cuadrados y una población en torno a 130 mil personas. La capital de São Miguel es Ponta Delgada, siendo algunos de los municipios más importantes Lagoa, Nordeste, Ponta Delgada, Povoação, Ribeira Grande, y Vila Franca do Campo.

HISTORIA

Después de toparse con Santa María, los barcos del infante D. Enrique llegaron a São Miguel, en una fecha que varía entre 1426 y 1439. Los primeros colonos ya advirtieron en sus crónicas la presencia de fumarolas de las que brotaba humo, constatando la actividad volcánica.

Vila Franca do Campo se convirtió en la primera capital de São Miguel, pero tras el devastador terremoto de 1522 las funciones administrativas y políticas se transfirieron al emplazamiento de Ponta Delgada.

La costa sur de la isla vivió las batallas para dirimir la crisis de sucesión de 1580. Y en 1582 tropas que defendían la causa del monarca Felipe II de España vencieron a las de Antonio I de Portugal, inciando la fusión de ambas monarquías ibéricas. Tras la batalla naval,  Álvaro de Bazán, marqués de Santa Cruz de Mudela, perpetró en Vila Franca do Campo,  la masacre más dolorosa de las Azores., con 800 soldados portugueses y franceses ajusticiados.

Ya de nuevo independiente, fue un enclave importante para Portugal en el comercio con la colonia de Brasil. Pero su importancia comercial no se limitaba a los territorios americanos portugueses ya que servía de escala en muchos trayectos de españoles, que consolidaron varios ciclos económicos de las Azores, como el del trigo, de las naranjas -para evitar el escorbuto o exportar a Inglaterra- y de los viñedos.

La riqueza generada por ese comercio revertía en la construcción de palacetes, iglesias, conventos y mansiones de Ponta Delgada, muchos que aún perviven.

En el siglo XX, la capital de São Miguel sefrió el ataque del «Deutschland«, submarino del Imperio alemán, clase U-155, que en 1917 lanzó 50 obuses contra la ciudad. A partir de la afrenta se estableció una base estadounidense hasta el final de la contienda en 1919. A lo largo del siglo pasado la pesca y el aumento de la producción ganadera sostuvieron la economía, lo que no evitó una gran emigración hacia Estados Unidos y Canadá. El turismo y las ayudas de la Comunidad Europea han servido para convertir São Miguel en un foco turístico a caballo entre América y Europa, sede del Gobierno Regional de las Azores.

Con respecto a la historia volcánica reciente, el estratovolcán Furnas tuvo dos erupciones, en 1440 y 1630, siendo la segunda bastante violenta, al causar más de 200 muertos.

QUÉ HACER EN SÃO MIGUEL

Cuando se visita las Azores se puede pensar que con unos días podemos conocer a fondo cada isla. Sin embargo el tamaño de São Miguel y la gran cantidad de lugares para ver, hace que estar menos de una semana sea quedarse con ganas. Calderas, lagoas, cascadas, acantilados, faros, furnas, museos, o miradores, hacen que las sorpresas no se acaben nunca.

Hay mucho que hacer en Sao Miguel, especialmente para parejas y familias que aman mantenerse activos y disfrutan del kayak, buceo, surf, barranquismo, coasteering, pesca, senderismo, ciclismo de carretera y montaña. Las Azores también son el destino número uno de Europa para la observación de ballenas y delfines.

Los paisajes se admiran mejor caminando por los innumerables senderos, solos, equipados con mapas de los diferentes itinerarios o con la ayuda de guías. Montar a caballo y montar en bicicleta son otra forma de disfrutar de la belleza natural de la isla. Aquellos que prefieren más paseos por la ciudad, tienen la oportunidad de dar paseos tranquilos en carruaje o «largarta» (tren turístico) por las calles de la ciudad de Ponta Delgada.

Para los golfistas, la isla ofrece dos campos: el de Furnas y el de Batalha. Aquellos que prefieren más adrenalina pueden explorar la isla en jeep 4×4, moto4 o Mountain Bike. Un vuelo en parapente le permite tomar fotografías únicas y apreciar los hermosos lagos desde un punto de vista extraordinario. Para descubrir el mundo subterráneo de la isla, visite la Grotta do Carvão y hay varias paredes de roca preparadas para escalar.

Para los amantes de la observación de aves, los mejores lugares son la Serra da Tronqueira, hábitat del Priolo, una de las especies más raras de Europa, la Lagoa das Furnas y Mosteiros.

Actividades en el mar

En el mar podemos practicar buceo, observación de cetáceos y pesca en alta mar, hay varias empresas especializadas que ofrecen una amplia gama de actividades durante todo el año. En la costa norte de la isla, lo que más atrae son los lugares para practicar surf y bodyboard, en particular la playa de Santa Bárbara, más conocida como «Areais». Las playas de arena volcánica como las de Pópulo, Água d’Alto y Ribeira Quente, las piscinas naturales diseminadas por la isla y los baños termales y de baño de Ferraria y Furnas son los lugares ideales para relajarse después de fuertes emociones y recuperar energía. . También puede practicar kayak y otros deportes acuáticos en los lagos dentro de los cráteres de los volcanes extintos. En algunos lagos y arroyos es posible pescar, teniendo la licencia correspondiente. Los navegantes amarran sus yates y veleros en la Marina de Ponta Delgada o Vila Franca do Campo.

Vulcanismo

Sao Miguel es una de las islas volcánicas más activas del archipiélago. Al este se encuentra Furnas: una de las calderas más antiguas de la isla. Hay más de treinta géiseres y manantiales ricos en minerales alrededor del pueblo de Furnas y en las orillas del lago del cráter.

QUÉ VER EN SÃO MIGUEL

Mapa de la isla de São Miguel

SUR DE LA ISLA

Ponta Delgada

Ponta Delgada creció a partir de un simple pueblo de pescadores, pero pronto se convirtió en el principal puerto de la isla de São Miguel. La ciudad se expandió entre los siglos XVII y XVIII, embelleciendo su centro histórico con conventos, iglesias y casas señoriales. Cosmopolita y abierta, Ponta Delgada es apreciada por su vida cultural, sus restaurantes donde probar las especialidades azorenses, y sus edificios. Cuenta con una parte del centro peatonal, y tiene varios parques que definitivamente merecen una visita. Uno es el Jardim José do Canto, creado al estilo inglés, pero también el Jardim Antonio Borges, un hermoso parque municipal con cuevas y estanques.

Vale la pena pasar un día en la bella capital de São Miguel, Ponta Delgada, llena de hermosos edificios blancos con detalles de basalto y balcones de bella factura. Los monumentos más apreciables son la Igreja Matriz de São Sebastião, la Igreja de São Pedro, la Igreja São José, el Convento y la Capilla de Nossa Senhora da Esperança, el Tesouro do Senhor Santo Cristo dos Milagres, el Museu Carlos Machado en Ponta Delgada  las puertas de la ciudad y el Jardim José do Canto.

Una posible ruta  comienza en la plaza principal de la Igreja Matriz de São Sebastião, el edificio emblemático de la ciudad. Está construido en una curiosa mezcla de estilos: originalmente gótico tardío del siglo XVI, con una fachada manuelina portuguesa y detalles barrocos añadidos en el siglo XVIII. Junto a la iglesia se encuentra el trío de arcos del siglo XVIII que forman las Portas da Cidade (Puertas de la ciudad), originalmente ubicadas en el muelle y que luego se trasladaron al lugar actual durante la construcción de la Avenida Infante Dom Henrique a lo largo de la costa. Otro punto destacado de la ciudad es la fortaleza más grande de São Miguel, el Forte de São Brás, que protegió a la isla de los ataques de piratas y corsarios. Actualmente alberga el Museo Militar de las Azores. Junto a él el puerto sirve de refugió a los barcos pesqueros, mientras inmediatamente después, el puerto deportivo acoge a los yates y veleros. La piscina oceánica y varios bares, son punto de refrigerio para locales y viajeros de los ferries y cruceros que llegan a São Miguel.

Plantaciones de Piñas

A las afueras de Ponta Delgada, en las suaves laderas que ascienden hacia el interior los invernaderos anticipan que estamos cerca de las plantaciones de piñas. La de Augusto Arruda es la más conocida pero no la única huella del cultivo que proliferó en São Miguel en el siglo XIX.  El doctor Augusto Arruda transformó una antigua propiedad familiar en su residencia habitual y, también, en una de las plantaciones de piña más importantes de la isla. La visita a los invernaderos de Arruda es una experiencia que mezcla historia y botánica. Desde su origen, la plantación fue creada para optimizar los resultados de cultivo y para ser visitada por turistas, primando el carácter demostrativo. El sabor de sus piñas es excelso, tanto que se antoja un manjar necesario probar durante la estancia en la isla.

Invernaderos de piñas de Arrudas
Invernaderos de piñas de Arruda

Ilhéu de Vila Franca

La Reserva Natural Regional Ilhéu de Vila Franca se divisa frente a la costa de Vila Franca do Campo, a apenas un km. El islote se originó a partir de una erupción submarina que creó un cráter casi circular, de unos 150 metros de diámetro y que se comunicaba con el mar. La reserva, compuesta por 2 islotes, llamados Pequeno (pequeño) y Grande, representa un área importante de anidamiento y paso para algunas especies marinas. Se considera una de las principales atracciones turísticas de São Miguel, especialmente desde que se llevó a cabo una de las competiciones de Red Bull Cliff Diving: el campeonato mundial de buceo desde las rocas. Las aguas cristalinas y la pequeña pero encantadora playa son magníficas para nadar y bucear. En verano, los barcos (ida y vuelta de 5 euros) salen del puerto deportivo cada 2 h, pero como es una reserva natural, el número de visitantes por día es limitado.

En Vila Franca no debemos olvidar probar también los famosos postres de queso, Queijadas da Vila. Lagoa do Congro, ubicada cerca de esta ciudad, también merece una visita, y el pequeño puerto de Caloura con sus barcos de colores es otra buena propuesta.

Regresando a la costa, puede ir a Ribeira Quente, con su cálida playa de Fogo, o continuar inmediatamente hacia el pueblo de Povoação, rodeado de siete colinas y el lugar donde se asentaron los primeros habitantes de la isla.

INTERIOR

Lagoa do Fogo

La Lagoa de Fogo es junto a las de Sete Cidades, una de las más visitadas de São Miguel. Una de las carreteras montañosas que cruza la isla de norte a sur pasa junto al Miradouro do Pico da Barrosa que en días sin niebla permite ver la Lagoa desde lo alto. Si descendemos al fondo del antiguo cráter llegamos a la Praia Lagoa do Fogo, desde donde el sendero PRC 02 SMI rodea el lago natural entre bosques.

Furnas

Como si fuera un escudo, las verdes paredes del antiguo cráter de Furnas, protegen a la población del viento, favoreciendo un microclima húmedo y fértil. En el área de Furnas hay varios lugares para visitar: El Valle das Furnas, con fumarolas de agua caliente, baños de barro, aguas medicinales y más de veinte manantiales termales que lo convierten en una de las Hidrópolis más grandes del mundo. Poça da Beija es famosa por sus piscinas cristalinas y su vigorizante barro. Cerca de la Lagoa das Furnas, la capilla de Nossa Senhora das Vitórias y el área donde se prepara el «hervido en las calderas», aprovechando el calor de la tierra. Terra Nostra Park, uno de los jardines más bellos de São Miguel, del siglo XVIII, con un lago de agua termal ferrosa. Para admirar la vista panorámica hay el mirador de Pico do Ferro y el de Salto do Cavalo.

Alrededor de la caldera hay fumarolas y 22 manantiales de agua termal que hicieron célebre el enclave como espacio termal ya desde el siglo XVIII. En los manantiales sulfurosos cerca del pueblo de Furnas, los lugareños cocinan el famoso cozido (una especie carne hervida). El burbujeante paisaje de Furnas es uno de los lugares geotérmicos más sorprendentes, en medio del exuberante paisaje verde del pueblo. Desde las Caldeiras das Furnas, un camino lo lleva a lo largo de la tranquila orilla del riachuelo hasta las cascadas a los pies del Restaurante Vale Das Furnas. Se continua hasta la Capela da Nossa Senhora Das Vitórias, una hermosa iglesia neogótica construida a fines del siglo XIX. Camino de la Lagoa está la Poça da Dona Beija, un complejo de cinco áreas de piscinas, todas provistas de las relajantes aguas de una fuente termal.

Finalmente en la Lagoa está el Centro de Monitorização e Investigação das Furnas, justo después de la extraña iglesia de la Ermida Nossa Senhora das Vitorias. Y en el extremo opuesto las fumarolas con su paisaje árido. Es recomendable acceder por la carretera hasta lo alto de la lagoa, donde el Miradouro do Pico do Ferro es el lugar ideal para hacer las fotografías.

Parque Terra Nostra

La historia del parque Terra Nostra está vinculada al pueblo de Furnas, siendo un spa y centro turístico muy visitado. Este romántico jardín botánico fue construido entre los siglos XVIII y XIX y es uno de los lugares más famosos de la isla de São Miguel. Es visitado por lugareños y extranjeros, atraídos por las piscinas geotérmicas, las magníficas vistas panorámicas y por la variedad y riqueza de vegetación exótica.

El parque está dividido en dos áreas: una parte ocupada por espesas avenidas forestales, y una zona baja, entre los ríos de la Ribeira Amarela y la Serpentina acuática, llena de paseos, cisternas y manantiales.

Destacan los jardines temáticos de las Cycas (palmeras), flores, camelias y los helechos, así como la Avenida das Palmeiras y la Avenida dos Ginkgos (avenidas de palmeras y ginkgo). Entre las especies de mayor importancia se encuentran los robles, los álamos blancos y negros, las Cryptomerias, las araucarias, los liriodendros, las camelias, los helechos arbóreos, las hortensias, las azaleas y los rododendros.

Caldeira Velha

Caldeira Velha se encuentra a 7 km de Ribeira Grande. Sus piscinas naturales inmersas en un paisaje tropical, con el agua a 37 ° hacen que merezca la pena el camino de curves que conduce a su entrada.

OESTE

Sete Cidades

Al oeste de São Miguel se encuentra la caldera más grande de la isla, Sete Cidades, un destino imprescindible para la mayoría de los visitantes de las islas por su extraordinaria belleza.

La Lagoa das Setes Cidades se halla en la caldera de antiguo cráter con 5 km de diámetro. Hay un puente que la divide en dos, separando las aguas verdes de las azules, (Lagoa Verde al sur y Lagoa Azul al norte). Puedes obtener la mejor vista desde Miradouro Vista do Rei (junto al tétrico hotel abandonado), que está a 550 metros sobre el nivel del mar. Otras opciones para disfrutar de las lagoas desde lo alto son el Miradouro do Cerrado das Freiras o el Miradouro da Grota do Inferno, al que se accede desde la Lagoa do Canário.

Lagoas de Sete Cidades desde el Miradouro da Grota do Inferno
Lagoas de Sete Cidades desde el Miradouro da Grota do Inferno

La leyenda de su formación cuenta que son las lágrimas de una princesa y un pastor que eran amantes, que al llorar por su «imposible romance» vertieron sus penas formando un lago verde y otro azul. La verdadera explicación de la sorprendente diferencia de color es más prosaica: la profundidad del lago más grande (Azul) es mayor, lo que produce un reflejo del cielo, mientras que Verde, más pequeño y menos profundo, refleja la vegetación de su entorno. Es posible caminar alrededor de los lagos o hacer un recorrido de 12 km alrededor del borde de la caldera

Para los más animados, Sete Cidades tiene una excelente variedad de senderos para caminar y rutas en bicicleta, y sus lagos de dos cráteres son un lugar impresionante para practicar kayak.

Desde Sete Cidades hay una carretera que va hacia el interior recorriendo varias lagoas como la Lagoa do Canário, la Lagoa do Pau Pique, la Lagoa dos Empadadas, la Lagoa de Eguas, la Lagoa Rasa, la Lagoa da Caldeirão Grande  , la Lagoa do Carvão o la Lagoa do Peixe. No dude en dedicar un día a todas ellas, descubriendo lugares como el Aqueduto do Carvão.

Mosteiros

El tranquilo pueblo de Mosteiros bajo el pico Mafra, es perfecto para un parada en la ruta por el oeste de la isla. Además de algunos antiguos molinos, sus piscinas naturales son muy sugerentes. Desde el mirador de Ponta do Castelo los pequeños islotes de Ilhéu dos Mosteiros parecen caídos del cielo como pedazos de roca desprendidos de un planeta.

Ilhéu dos Mosteiros en la isla de São Miguel
Ilhéu dos Mosteiros en la isla de São Miguel

Ponta da Ferraria

No lejos, hacia el sur de Mosteiros está Ponta da Ferraria, a la que se accede tras una sucesión de curvas que parecen dibujarse con un lápiz. Las termas de agua caliente junto al mar (ofreciendo una especia de talasoterapia atlántica ) y las piscinas naturales son los dos principales espacios a visitar. Antes del atardecer hay que llegar al Farol da Ponta da Ferraria, un faro que cada día despide al astro solar en una de las puestas de sol más bonitas de São Miguel.

Ponta da Ferraria
Ponta da Ferraria

NORTE

El norte de la isla es a menudo menos visitado, pero desde Miradouro das Pedras Negras en la población de Capelas en el oeste hasta la de Nordestinho encontramos muchos lugares de interés. En Rabo de Peixe está el observatorio  astronómico de Santana (OASA)

Ribeira Grande

Ribeira Grande es la problación más grande del norte de São Miguel. Son varios los edificios y monumentos en su centro histórico, como la Câmara Municipal da Ribeira Grande, la Iglesia del Espirito Santo, la Igreja de Nossa Senhora da Estrela, la Casa do Arcano con su curiosa colección de miniaturas de arte sacro; las Piscinas, el Miradouro do Castelo, y las panorámicas vistas desde Ponta do Cintrão en Ribeirinha , o el Porto de Santa Iria.

Campos de té – Chá Gorreana y Porto Formoso

La fábricas de té (Chá  en portugúes) Gorreana y Porto Formoso, permiten por un lado conocer el pasado vinculado a la producción de té de São Miguel, introducido por los chinos en 1750. Por otro lado el paisaje de plantas de té, perfectamente delineadas sobre el paisaje de colinas, infunde una emoción indescriptible al viajero.

La plantación de té de Gorreana funciona desde 1883 y es la más antigua de Europa. La planta cultivada es la Camellia sinensis, que sirve para producir té verde y negro. Una ruta circular recorre las plantaciones de té, empezando en el aparcamiento de la fábrica de té Gorreana.

Siguiendo la costa encontramos la población de Maia con su Museu do Tabaco, Achandina donde destaca el Poço Azul, y los Miradouros do Salto da Farinha,  Pedra dos Estorninhos y el Miradouro da Ribeira dos Caldeirões, además del puesto de Vigia das Baleas (ballenas).

Nordeste

El relieve de Nordeste es más accidentado y empinad, pero también lleno de vegetación exuberante, invitando a explorar los diversos senderos. Los miradores, muy bien cuidados y floridos permiten admirar la costa. Algunos de los más espectaculares son los de Ponta da Madrugada, Ponta do Sossego, Salto da Farinha y Ponta do Estorninho.

ESTE

El este de la isla es con seguridad la más desconocida. Solo aquellos que buscan más tranquilidad del turismo de julio y agosto, y los que pasan más de una semana, suelen llegar. Al igual que en el resto de la isla encontramos bellos miradores – como Miradouro do Pico dos Bodes- y acantilados, con rincones para disfrutar como el Jardín botánico Ribeira do Guilherme, el faro de Arnel, la playa do Lombo Gordo, la cascada Salto do cagarro, o museos etnográficos como el Museu do Trigo.

Pico de Vara

Situado en la zona este de la isla, el Pico da Vara constituye el punto más alto de la isla (1.103 metros de altura). Alberga un Área de Protección Especial que cuida del menguado bosque de laurisilva. Allí vive el pájaro endémico Priolo (camachuelo de Azores) amenazado como especie en extinción.

Centro Ambiental do Priolo

El Centro Ambiental del Camachuelo Azul (Centro Ambiental do Priolo) está ubicado en el «Parque Florestal da Cancela do Cinzeiro», dentro del Área de Protección Especial de Pico da Vara / Ribeira do Guilherme. Tiene como objetivo proteger este pequeño pájaro y su hábitat. El camachuelo es la especie más amenazada de las Azores, así como la segunda especie más rara en toda Europa, y solo se puede ver en los municipios de Nordeste y Povoação, en la parte oriental de la isla de São Miguel.

El espacio, creado por SPEA, la Sociedad Portuguesa para el Estudio de las Aves, en colaboración con la Dirección Regional de Recursos Forestales y la Secretaría Regional para el Medio Ambiente y el Mar, también actúa como un centro de difusión interactivo sobre fauna y flora local, con una tienda, área de descanso y un bar.

El hábitat del priolo en el «Parque Florestal do Cinzeiro» cuenta con un oasis de especies endémicas y el bosque de Laurisilva de las Azores.

EXCURSIONES Y TOURS ORGANIZADOS

Una de las actividades más interesantes es la de observación de ballenas. Excursiones en barco salen desde Ponta Delgada y Vila Franca do Campo, para avistar tortugas, delfines, cachalotes y ballenas jorobadas.

CÓMO LLEGAR A SÃO MIGUEL

VUELOS

La isla de São Miguel es la «entrada» aérea más importante en los viajes a las Islas Azores. El aeropuerto de Ponta Delgada tiene vuelos directos con Lisboa y Oporto en la Portugal continental, además de con Madeira y Cabo Verde. Además hay vuelos con otras ciudades europeas, lo que permite gestionar la afluencia del turismo al archipiélago.

El aeropuerto se llama Juan Pablo II (Aeroporto João Paulo II), como homenaje a la visita del Papa Juan Pablo II. Se encuentra en el sur de la isla, al oeste de Ponta Delgada. La nueva terminal fue inaugurada en 1995. Ofrece vuelos a todas las islas del archipiélago de las Azores, además de a Madeira, a Lisboa y a Oporto. También opera vuelos internacionales con destino a Europa y Norteamérica.

FERRIES

La línea amarilla de ferries conecta São Miguel con el resto de islas de las Azores. Debido a los temporales y el oleaje, solo funciona de mayo a octubre. Es una alternativa a los vuelos, sobre todo si tenemos que llevar el coche al resto de islas, pero los tiempos se alargan debido a las distancias.

GASTRONOMÍA

En la gastronomía de São Miguel, abundan los platos basados ​​en diferentes tipos de pescado, así como mariscos. La carne que proviene del ganado criado en los vastos pastos es tierna y sabrosa y el plato principal es el famoso «Cozido das Furnas». Su preparación es peculiar, elaborado en las calderas de Furnas, enterrando las ollas con carnes y verduras bajo tierra y dejándolas cocerse unas cinco horas.

Entre los entrantes, la famosa «pimenta da terra» se combina bien con queso fresco, y se acompaña con el «bolo lêvedo», típico de Furnas. Entre los postres, las «Queijadas de Vila Franca do Campo» son célebres. Otra excelente manera de terminar la comida es saborear otra de las grandes especialidades de la isla, el té. Las plantaciones de Gorreana y Porto Formoso, son únicas en Europa. Al visitar las fábricas del museo, aprenderá sobre la historia del cultivo y la evolución de las máquinas utilizadas en el procesamiento, disfrutando al final de la degustación de té de las Azores.

São Miguel tiene una larga tradición en el cultivo de frutas exóticas como la piña y maracuyá, que se comen solas o se utilizan para la producción de licores. Los invernaderos de piña, dispersos entre las áreas de Fajã de Baixo, Lagoa y Vila Franca do Campo, siguen métodos centenarios.

DEPORTE Y TREKKING

Las rutas y trails de Trekking en la isla de São Miguel son muy variadas en dificultad y recorridos, con algunas sencillas pero muy visuales y potras más enfocadas a gente que adore la montaña.

Algunas de ellas son la de Agrião PR12SMI, Atalho dos Vermelhos PRC33 SMI, Caldeiras da Ribeira Grande – Salto do Cabrito PRC29 SMI, Chá Gorreana PRC28 SMI, Lagoa das Furnas PRC06 SMI, Lomba da Fazenda PRC31 SMI, Mata do Canário – Sete Cidades PR4SMI, Moinhos da Ribeira Funda PRC35 SMI, Pedra Queimada – Lajinha – Degredo PRC36 SMI, Pico da Vara PRC07 SMI, Praia da Viola PR27 SMI, Praia – Lagoa do Fogo PRC02 SMI, Quatro fábricas da Luz PR39 SMI, Ribeira do Faial da Terra PR11 SMI, Rocha da Relva PRC20 SMI, Ruta del agua – Ventana del infierno PRC37 SMI, Sanguinho PRC09 SMI, Serra Devassa PRC05 SMI, Vigia de São Pedro PR01 SMI, Vista do Rei – Sete Cidades PR03 SMI, Lomba D’El Rei PRC38 SMI, Nascentes de Santo António PR 17 SMI o Padrão das Alminhas – Salto da Farinha PR21 SMI.

INMERSIONES BUCEO

Cerveja Korisca es la única fábrica de cerveza artesanal de las Azores

COSTUMBRES Y FIESTAS

Hay todavía un gran número de manifestaciones religiosas que se celebran en São Miguel. La más importante es la Festa do Senhor Santo Cristo dos Milagres, que se celebra anualmente el quinto domingo después de Pascua. Durante las ceremonias, la imagen del Señor Santo Cristo, venerada en el Convento por Esperança, se lleva en procesión por las calles de Ponta Delgada.

El primer domingo después de Pascua, se lleva a cabo en algunos lugares de la isla la Procesión del Senhor dos Enfermos. La que se lleva a cabo en Furnas destaca por la belleza de las alfombras de flores que decoran las calles.

De abril a junio, las famosas Fiestas del Divino Espíritu Santo se celebran en toda la isla, las fiestas más tradicionales de las Azores. Incluso durante los meses de verano, en varios lugares, se realizan procesiones y fiestas para los santos patronos, como en Vila Franca do Campo, que celebra San Juan el 24 de junio, con marchas y espectáculos. En Ribeira Grande, el 29 de junio se celebran desfiles a caballo, que lucen ropas coloridas hasta llegar a la Iglesia de São Pedro. Las Cavalhadas terminan en el pequeño palacio de Mafoma.

Los romeiros son otro evento religioso único, que tiene lugar durante ocho días en el período de Cuaresma, y ​​durante el cual los hombres en oración caminan a pie por toda la isla. Al mismo tiempo, tienen lugar varios eventos culturales y gastronómicos que atraen a muchos turistas a Ponta Delgada.

CÓMO MOVERSE

En São Miguel la red de transporte público de autobuses está dividida en tres zonas. Las empresas que operan las tres áreas son: Varela & Companhia Lda. para el sureste (Lagoa) ; Caetano Raposo & Pereira para el norte (Ribeira Grande, Furnas y Nordeste) ; y Autoviação Micaelense para el oeste (Set Cidades). Más información.

La mejor forma de moverse es con coche de alquiler ya que ofrece muca más flexibilidad, comodidad y rapidez para visitar tanto ciudades como playas y rutas de trekking de São Miguel.

CLIMA Y TEMPERATURAS

Las temperaturas son agradables durante todo el año, incluso en invierno cuando bajan algo. Evidentemente en el interior, y a más altura se nota la bajada de temperatura, sobre todo si hay niebla. Y los cambios bruscos del clima hacen necesario ir equipado con ropa de abrigo y lluvia. En la costa

En enero las temperaturas medias suelen ser de 13°C (mímima) a 16°C (máxima), mientras que en Agosto el intervalo suele ser de de 18 a 23°C . La temperatura anual oscila entre 14 °C y 25 °C. La corriente del Golfo provoca un clima inestable que varía mucho durante el otoño y la primavera. La humedad hace que se note más el frío y el calor.

ALOJAMIENTO EN LA ISLA DE SÃO MIGUEL



Booking.com

ALQUILER DE COCHES EN SÃO MIGUEL

La mayoría de las empresas de alquiler de coches se encuentran en el aeropuerto de Ponta Delgada, con presencia de las agencias de Hertz, Avis, Sixt oEuropcar y otras locales.

MAPA DE PUNTOS DE INTERÉS DE LA ISLA DE SÃO MIGUEL